Ruido surge de la idea de ‘golpear una mesa’ para hacerse escuchar, cuando todo el mundo está abstraído en conversaciones carentes de profundidad y ese alguien tiene algo fundamental que contar.