Los retratos de grupo, un genero pictórico del barroco que cristaliza en los Países Bajos de la mano de Frans Hals, entre otros, a principios del siglo XVII; escenifican, normalmente, reuniones y costumbres de colectivos gremiales de la burguesía ascendente; alejados, ya, de los relatos religiosos y litúrgicos del Renacimiento; aunque su origen lo tengan, precisamente ahí, en Botticelli, Piero de la Francesca (Virgen con niño y santos con Federico de Montefeltro, de temática nítidamente religiosa) o Rafael (La Academia, ya en un escenario claramente más laico e intelectual).

En el año 1632 el doctor Nicolaes Tulp, encarga a un joven Rembrandt, con 26 años recién cumplidos, un cuadro de un grupo de cirujanos en una sesión de conocimiento científico: «La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp», que continuaría con la excepcional “La ronda nocturna” (1642) y “Los síndicos de los pañeros” (1662); obras todas ellas de gran formato y en las que, por la composición, partición de la luz, pesadez de la oscuridad, se lee la presencia de la sombra alargada y densa del magisterio de Caravaggio.
El día 4 de octubre de 1669, Rembrandt Harmenszoon van Rijn muere en Ámsterdam a los 63 años.

Jesús Montero, A Coruña, 6 de octubre de 2018