«Memoria por habitar representa el espacio habitado como reflejo de la identidad de quien lo habita. La personalidad de estos espacios se evoca con su imperfección: contradicciones dispositivas, estructuras fuera de la belleza convencional y la elección del contenido en el espacio habitado como rasgos de un retrato que el espectador intenta descifrar. La conciencia de intimidad y las edades del hogar son una representación de nuestro propio transcurrir, siendo por tanto la casa un hilo de nuestra biografía más íntima.

La casa natal, la que no volveremos a habitar es el germen de la memoria inicial, pasando por la intimidad de los interiores habitados y transitados en nuestra vida adulta, hasta llegar a los espacios deshabitados y olvidados, donde el paso del tiempo borra su contenido, dejándonos imaginar qué historias pudo albergar un edificio donde sólo queda una estructura.

Memoria por habitar es por tanto una ventana a la intimidad que nos queda por construir, son los recuerdos que nos quedan por habitar.»

 Lara Pintos

«Cuando me encontré por primera vez con este proyecto de Lara Pintos, me invadió una agitación que de inmediato se convirtió en empática nostalgia, ya que sus pinturas evidencian cuestiones sobre las que llevo un tiempo reflexionando. Frente a la memoria del objeto veo en la obra de Lara la memoria de los que lo habitaron. Sus espacios cuentan la ausencia de vívidas presencias, intimidades que nos muestran su/nuestro rubor al mostrarse ante nosotros desnudas de sus moradores y a la vez colmatadas de ellos. El objeto se convierte en transmisor de información del sujeto.

Citando a Heidegger en El origen de la obra de arte (1935-36) «… mientras nos limitemos a ver en el cuadro un simple par de zapatos vacíos y no utilizados, nunca llegaremos a saber lo que es de verdad el ser-utensilio del utensilio». Los espacios y objetos que Lara representa se perciben de forma similar a como Heidegger percibía las botas viejas de Van Gogh: en las arrugas de las sábanas de la cama rosa quedan los desvelos llenos de dudas; en las sillas delante de la puerta las pláticas de los que se fueron; en el comedor de la casa familiar los cumpleaños infantiles celebrados; en los peldaños de la vieja escalera de madera los pasos cansados… El espacio inerte se convierte en seducción, poesía; la decadencia en belleza plástica y emocional.»

Valle García

CARTOGRAFÍA

Un piso pequeño, ninguna fotografía en las paredes.
El olor de las especias lo abarca todo
en la cocina, los azulejos muy limpios y callados.
Tal vez esté intentando hablar de ti.
No puedo explicar el cielo pulverizado sobre la alameda,
ni la iglesia en lo alto de la atalaya,
brillante como una cuchara dentro de la lluvia.
Las cosas están ordenadas, en cierto modo,
los libros, el traje en el armario,
el salón iluminado por el televisor silenciado.

Qué rápido el mundo cambiándolo todo
de sitio, el tráfico, un avión,
el agua metálica de las fuentes,
la gente cruzando los pasos de peatones.
Y desde la ventana también la casa
hacia dentro: ese lugar impreciso
en el que está todo lo que tenemos,
como si fuera un mapa donde no sopla el viento,
y que nos sigue resultando imposible situar
en algún punto, llegar allí antes de que anochezca.

Juan Bello (Nada extraordinario, 2016)

 

LARA PINTOS
Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Vigo en 2010, realiza sus estudios en Pontevedra y en Madrid. Su formación artística comienza en la EASD Pablo Picasso de A Coruña, donde se titula en Ilustración, comenzando a realizar sus propios proyectos expositivos y colaboraciones editoriales.
Entre 2010 y 2011 disfruta la beca de la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores en Córdoba, donde lleva a cabo su proyecto multidisciplinar “Recuerdos de una silla”, que expuso en la Fundación Tres Culturas de Sevilla y recientemente en las galerías Sargadelos de A Coruña y Ferrol.
Su obra ha sido seleccionada en numerosas exposiciones colectivas como Arte Jove-n de la Fundación María José Jove, Técnica Mixta del MAC, Torremanía Ayto. de A Coruña o Regalarte de la Galería Cuatrodiecisiete en Madrid.
Así mismo, ha compaginado estos proyectos con su faceta como ilustradora y educadora impartiendo talleres infantiles en las Bibliotecas de A Coruña y desarrollando otras experiencias docentes como la a/r/tography, tras titularse en 2012 en el Máster de Profesorado de Educación Artística en la UDC.

http://www.larapintos.com/

Obra