12/12/2019 – 31/01/2020

Cuadros de edu_ALBO

(cesi n’est pas una pantoufle)

…escogeremos una tela de Van Gogh, quien pinto varias veces las mentadas botas de campesino…  no nos permite ni siquiera afirmar cual es el lugar en el que se encuentran los zapatos…un par de botas de campesino y nada más. Y sin embargo en la oscura boca del gastado interior del zapato está grabada la fatiga de los pasos de la faena..el arte es ese ponerse a la obra de la verdad…para que la verdad acontezca como arte…

                                                                                             Martin Heidegger. El origen de la obra de arte

 

Se educó en la gramática esencial de la representación diédrica, en aquellas primeras aproximaciones a la abstracción que consistían, inicialmente, en la transformación de un volumen en un plano a través del dibujo de sus plantas, alzados o secciones que luego derivarían en abstracciones más complejas como abatimientos o intersecciones; construyendo unos relatos que se escribían con instrumentos rudimentarios como un tiralíneas, una escuadra, una regla graduada o una bigotera.

A esas historias, normalmente contadas con tinta china, que Edu Albo elabora, les va agregando color, para adjetivizar o metaforizar el objeto, introduciendo y aportando al relato conceptos más etéreos, como el desgaste, el uso, el paso del tiempo, la negligencia, una broma, la arbitrariedad del destino, la frescura o la fragancia o la misma naturaleza de la materia.

Aunque se maneja en territorios culturales próximos al pop art, evita colores excesivamente planos, degradándolos, desvaneciéndolos, oxidándolos. Nos cuenta, desde sus inicios, historias de objetos, de maquinas, de bielas, turbinas y engranajes, de automóviles y motocicletas con larga vida; ruedas, latas, cascos, tapas, cerillas, vajillas, cuberterías y un largo etcétera de motivos a través de los que va conformando, sobre todo por la caligrafía y por el modo de contarlo, la formulación de una especie de tratado de conceptos elementales de materialismo estético, que nos ayuda a entender, ahondar y explorar su universo plástico.  

Lo que nos ofrece Edu Albo en esta exposición es cuando menos novedoso y atípico, teniendo en cuenta las descripciones de materias a las que nos tenía acostumbrados. En cualquier caso y al margen de las reflexiones de Heidegger sobre los zapatos o botas de Van Gogh y el origen de la obra de arte, lo que realmente nos presenta ahora (y en este caso no dudo de que Magritte estaría de acuerdo) no son unas zapatillas (ceci n’est pas una pantoufle).

Montero. A Coruña, diciembre 2019