La artista norteamericana Cindy Sherman expone una retrospectiva con alrededor de 150 obras en la National Portrait Gallery de Londres. Para ello se han reunido sus trabajos de colecciones internacionales tanto privadas como públicas, incluyendo obra inédita.

Crucial para el desarrollo de la fotografía contemporánea, en sus Untitled Film Stills, Sherman demuestra como controlar la totalidad del proceso creativo por parte del artista que, en su caso, consiste en la toma de imágenes, siendo modelo y fotógrafa a la vez. A lo largo de 4 décadas aproximadamente ha retratado casi todos los arquetipos de mujer, desde la ingenua ama de casa hasta la empoderada, pasando por monstruosidades creadas con la ayuda de disfraces y prótesis que muestran seres amenazantes y repulsivos no particularmente femeninos.

Sin embargo deberíamos de ir más allá de lo obvio ya que como dijo Sherman: “Como artista femenina, todavía me resulta frustrante estar encasillada por mi género”. Son estas personas “auto-fabricadas” como ella las denomina, quienes deberían de hacer que nos distanciáramos y contemplásemos las instantáneas de una película, el privilegio de formar parte de algo que está sucediendo, el paso de una escena a la siguiente y lo que dejan tras de sí, en géneros cinematográficos dispares que van desde el cine negro, el realismo o las películas de terror. La mayor parte de su carrera fotográfica la ha desarrollado sin emplear los medios digitales, aunque actualmente ha desarrollado su trabajo en redes sociales como Instagram (https://www.instagram.com/cindysherman/?hl=es) de forma más que notoria dándole coherencia y continuidad a su obra. Además de las fotografías, la exposición incluye anuncios publicitarios, moda y vídeos convirtiéndola en una retrospectiva heterogénea que nos muestra la personalidad cambiante de la artista que bascula entre las fronteras de la identidad y la fachada.

Cindy Sherman estará en la National Portrait Gallery desde el 27 de junio al 15 de septiembre.